A menudo lo que nos parece enorme no lo es tanto. Todo depende de con qué lo comparemos. En las siguientes imágenes se puede ver como nuestro planeta es una gigantesca esfera a escala humana pero es insignificante comparado con los mundos gaseosos del Sistema Solar. Y estos a su vez no son nada comparados con la inmensidad del Sol. Y nuestra estrella… ¿es de las más grandes del Universo?… Pues va a ser que no.